IMAGEN ILUSTRATIVA

El costarricense Christian Marín Müller deberá defender su proyecto, que es un tratamiento contra el cáncer de páncreas, frente a la realeza británica este miel 

, un encuentro mundial de emprendimiento e innovación convocado por el Duque de York, en Londres, Inglaterra.

Marín, quien es uno de los 23 finalistas y el único latinoamericano, es director ejecutivo de la empresa Speratum e investigador del laboratorio CENIBiot, del Centro Nacional de Alta Tecnología (Cenat-Conare).La final será en el Palacio Saint James.

“Para poder llegar hasta acá tuve que superar un proceso muy riguroso y en el que participaron personas muy talentosas. Se inscribieron 850 emprendedores de todo el mundo, luego fueron seleccionados 250 semifinalistas y de nuevo se hizo una depuración de la lista hasta llegar a los 23 finalistas”, explicó Marín, en un comunicado de prensa.

El objetivo principal de “Pitch at Palace” es apoyar a los emprendedores en el proceso de aceleración de sus ideas de negocios, además propicia las redes de contactos entre las “start-ups” más innovadoras con posibles inversores, mentores y socios comerciales estratégicos.

“Es un gran honor representar a Costa Rica y a América Latina y tener la oportunidad de mostrar nuestra tecnología innovadora a escala global”, dijo.

El proyecto del costarricense contra el cáncer de páncreas se podría extender a otros tipos de cáncer como hígado y ovarios.

Speratum, que significa esperanza en latín, es el nombre de mi proyecto de vida y nuestro objetivo es diseñar una novedosa terapia contra el cáncer de páncreas, uno de los más agresivos que se conocen y con mayor incidencia de muertes. Es una enfermedad que no presenta síntomas hasta que ya está muy avanzada”, declaró el científico.

Marín es doctor en virología molecular y microbiología egresado del Baylor College of Medicine en Houston,Texas.

Precisamente en los estudios de doctorado en dicha institución descubrió una molécula llamada miR-198, que es un microARN (molécula que tiene la capacidad de regular la expresión de otros genes mediante diversos procesos).

“Esta molécula actúa como un supresor de tumores; es decir, es un freno que regula el crecimiento celular. En los tumores, la molécula desaparece y esto genera una deficiencia que da vía libre al cáncer para crecer. Esta molécula también actúa como un regulador central en el cáncer, cuando no está presente se produce invasión y migración celular y esto trae como resultado metástasis y tumores resistentes a la quimioterapia”, explicó el investigador, quien también es experto en emprendimientos biotecnológicos.