IMAGEN ILUSTRATIVA

a tecnología de realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés), la impresión 3D y los drones serán algunas herramientas a las que recurrirán los participantes del sector Construcción con mayor frecuencia en el próximo año, pues facilitarán muchas de sus tareas.

El desarrollo de software para recopilar datos y la manipulación de drones para analizar edificios a partir de fotografías, son algunas de las aplicaciones utilizadas para el desarrollo y mejora de proyectos inmobiliarios durante el 2018 y se espera que su tendencia sea mayor en 2019.

Se espera que la tendencia para 2019 esté marcada por herramientas como:

  • Drones: considerados como una de las mayores revoluciones en la construcción, ya que se pueden inspeccionar áreas remotas, espacios reducidos o lugares difíciles para acceder caminando.
  • Realidad virtual o VR: a través de un recorrido por la obra, los simuladores virtuales brindan información sobre el panorama de la construcción, la maquinaria necesaria para su desarrollo, el equipo de seguridad recomendado e incluso las posibles zonas de riesgo para los trabajadores.
  • Escáner láser: el conocimiento detallado de un terreno permite tomar decisiones informadas, optimizar espacios y concentrarse en la fase de diseño. Todo en beneficio de una estructura de alta calidad.
  • Modelado e Impresión 3D: continúan como ayudantes para trabajar en la estructura de una edificación, conociendo su forma, dimensión, posibles situaciones críticas, materiales adecuados, etc. Anteriormente se utilizaban para hacer modelos básicos y hoy permiten la construcción de casas.
  • Software para administración y gestión: las firmas de arquitectos, desarrolladores inmobiliarios y constructoras voltean su mirada hacia este tipo de programas o aplicaciones que contribuyen a mejorar la operación del proyecto, reducir los riesgos y optimizar sus recursos.

Puesta en práctica

Algunos proyectos de construcción locales ya hacen uso de estas herramientas dentro de los desarrollos que están en proceso.

Según Vanessa Santana, gerente técnica del desarrollo inmobiliario Iconnia en Costa Rica, “las innovaciones tecnológicas se han puesto a disposición de los desarrolladores inmobiliarios y se han convertido en grandes aliadas, por ejemplo, para el levantamiento topográfico o durante el proceso de inspección de la obra. Además, su uso permite un mejor control en costos, tiempos y brinda una mayor precisión del proyecto”.

En el caso de esta empresa, se está recurriendo a un dron para lograr un mayor detalle de las inspecciones y avances de las obras y, la utilización de software para la administración y gestión, con el fin de llevar el control de los recursos y costos de la obra.

“Actualmente, estamos viendo que muchas de las ideas que considerábamos imposibles o pensábamos que no tenían relación con nuestra industria se están incorporando de manera acelerada y han venido a contribuir en los procesos que conlleva el desarrollo de una construcción. El 2018 fue una prueba, pero el próximo año será la punta de lanza de estas nuevas tecnologías, sin lugar a duda”, afirmó Santana