IMAGEN ILUSTRATIVA

Estadio lleno, empate en el partido de ida y 90 minutos para buscar el campeonato. Son los 3 elementos que hoy toman en cuenta en el Saprissa de cara a la gran final contra Herediano.

Con un triunfo de 1 a 0 los morados se dejarían el cetro y sumarían su corona 35 en la historia, pero saben que enfrente tendrán un rival también con hambre de triunfo.

Por eso es que en la casa morada los jugadores están conscientes de que deben de salir al campo con una concentración casi que perfecta y evitar que el paso de los minutos sin anotaciones y la presión de la gente se les vuelque en contra.

“La concentración es clave. Estamos en nuestra casa, pero la ansiedad no nos puede ganar”, señaló el lateral Ricardo Blanco.

La idea de los morados es tomar las riendas del partido desde el arranque, hacerse dueños de la pelota y controlar las acciones para buscar crear peligro y concretar las opciones frente al arco de Leonel Moreira.

“Ser contundentes ante el arco rival”, dice Blanco sobre lo que deben hacer en el juego, porque tienen claro que al frente hay un equipo que los puede golpear.

“Herediano tiene muy buenos jugadores y nos puede hacer daño en cualquier momento”, añadió.

Michael Barrantes también reconoce la dificultad que representa el cuadro rojiamarillo, que los eliminó en las semifinales en Tibás desde la tanda de penales, aunque en los 120 minutos la victoria fue morada por 1 a 0.