IMAGEN ILUSTRATIVA

Mientras por un lado la mayoría de municipalidades del país cuenta con al menos dos pluses salarialesque se pagan relacionados con el ejercicio liberal de la profesión de sus empleados, muy pocas mantienen premios adicionales al sueldo por el desempeño de sus funcionarios.

Datos tomados a partir de las bases de datos de la Contraloría General de la República, que recientemente recogió en un sitio web la información relacionada con todos los pluses salariales de la administración pública, revelan que ésta es una de las mayores desigualdades del Estado, que se agudiza todavía más en el régimen municipal.

La Contraloría halló que existen al menos 11 categorías de incentivos, entre ellos los relacionados con ajuste de salario, años de servicio, carrera profesional, desempeño, especialidad profesional, incentivos médicos, profesionalización académica, restricción al ejercicio liberal de la profesión, riesgo administrativo, peligrosidad y otros.

Ellos se acumulan para un total de 302 incentivos distribuidos en los 81 cantones del país (se tomó en cuenta la división administrativa vigente al cierre de 2017).

De esos 302 incentivos, prácticamente la mitad-150– tienen que ver con la categoría restricción al ejercicio liberal de la profesión. Esto quiere decir que en la mayoría de municipalidades hay al menos dos incentivos que tienen que ver con esta categoría, como lo son prohibición y dedicación exclusiva.

En contraposición, sólo en tres ayuntamientos se registraba vigente al cierre de 2017 el plus de desempeño: Cartago, Esparza y Escazú.